HIPNOSIS PARA EL ESTRES

en BLOG/COSAS/PA QUE LO SEPAS por

HIPNOSIS PARA EL ESTRES – Hay similitudes entre lo que es científico y la magia. La hipnosis no es magia, empieza con la relajación, estado al que le siguen la pesadez del cuerpo, el sopor y la concentración. Cuando hablamos de hipnosis para el estrés sabemos que se trata de un estado muy parecido al duermevela, aunque el sujeto experimenta una particular receptividad a algún determinado estímulo. En los espectáculos esotéricos, la concentración es desplazada por el sueño profundo, que sume al afectado en una especie de encantamiento.

No llega o es difícil que llegue a sustituir a la anestesia, pero sí que se ha revelado una técnica muy útil en los procesos preoperatorios, para combatir el estrés y además ha dado excelentes resultados en pacientes con asma, colon irritable, trastornos dermatológicos, como verrugas y psoriasis, o en enfermos oncológicos. Lo que ocurre con esta técnica es que se consigue que como pacientes centremos toda nuestra atención en un punto por medio de una focalización sensorial.

También hay contraindicaciónes. Por ejemplo en personas que sufren brotes psicóticos o esquizofrenia. Por lo demás, es válida para todo. De hecho, ya se usaba en civilizaciones antiguas como la hindú, china, mesopotámica, egipcia, persa, griega o romana.

HIPNOSIS PARA EL ESTRES

El contundente poder de la hipnosis funciona

Despojado de su parafernalia recurrente, esté método de sugestión experimenta un nuevo interés en círculos científicos.

Primero fue atracción de circo, después argumento de un sinfín de películas y siempre señuelo para telespectadores incautos. Hubo una época en que tener un hipnotizador en la tele era muy recurrente. No obstante, la hipnosis es una técnica, tan vieja como la raza humana. Ayuda a la reducción y el alivio de cualquier malestar, principalmente el crónico. Y se usa también en casos de ansiedad, trastornos psicosomáticos y el régimen del estrés postraumático.

Pese al halo esotérico que la acompaña, a la hipnosis la conocemos desde 1958 gracias a la Asociación Médica De América como un modo terapéutico válido para su empleo por psicólogos y facultativos oportunamente adiestrados. Es una técnica que se tiene en consideración. También es eficiente para calmar males oncológicos, cefaleas, migrañas, lumbalgias y fibromialgias. La imagen de un sujeto que cacarea como una gallina se inscribe más en programas de diversión que en la verdad clínica de la hipnosis. De ahí hasta el día de hoy en que podemos aprender todo sobre esto en webs de hipnosis para el estrés.

Curas, curanderos, brujos y chamanes empleaban la sugestión para inducir cambios cognitivos, perceptivos y conductuales. En el siglo XIX ya era habitual. Prueba de esto es que Santiago Ramón y Cajal sometió a su mujer, Silveria, a hipnosis a lo largo del nacimiento de sus dos hijos. El premio Nobel dio fe de que, además de atenuar los dolores, los partos se desarrollaron con más eficacia.

Sigmund Freund también era un adepto de la hipnosis. El padre del psicoanálisis intentó en dos oportunidades hipnotizar a Martha, su mujer, para que se esfumara su aversión a amamantar a sus tres primeros hijos. El ensayo no funcionó y la mujer se negó a seguir. La segunda vez, no obstante, ella se recuperó y tuvo que admitir que la hipnosis le había ayudado. Pero más a la larga los resultados fueron más bien decepcionantes. Desde esa constatación, encaminó sus pasos hacia el psicoanálisis.

Igual de falso es que los enfermos logren quedar ‘enganchados’ a lo largo de la terapia. Hoy la hipnosis está reconocida por las sociedades científicas y las revistas más prestigiosas la apoyan. Se enseña en universidades y colegios expertos de psicología. Y con la auto-hipnosis el paciente tiene sus propios recursos.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com JOHNNY ZURI - EL BLOOGER DE LOS ABUELOS QUE BUSCAN INFORMACIÓN IMPARCIAL