Si no existiéramos los hombres tendrían que inventarnos – lo demuestra la naturaleza…

3 mins read

Si, así se desprende del comportamiento de los peces. El pez cabeza azul vive en pequeños conjuntos sociales en los arrecifes de coral en el Caribe. No te pierdas lo que ocurre…

enero 2020

Si no existiéramos los hombres tendrían que inventarnos - lo demuestra la naturaleza... 1
cocoparisienne / Pixabay

Solo el macho tiene la cabeza azul, lo que señala su dominio social sobre un gineceo de hembras de listas amarillas. El caso es que si el único macho desaparece, a hembra mayor del grupo, en cuestión de días, se convierte en macho.

El desencadenante del cambio de sexo en el pez cabeza azul y otras especies es social. Cuando se extrae el pez macho, la hembra más grande de forma inmediata advierte su ausencia y adopta comportamientos reproductivos completos exactamente el mismo día.

De qué forma esta señal social se traduce en acción molecular prosigue siendo un misterio, mas seguramente implica agobio o estrés. Los altos niveles de la hormona del agobio cortisol están asociados con la determinación del sexo basada en la temperatura en otros peces y reptiles.

Asimismo apreciamos cambios en la actividad de genes de desarrollo esencial cuyos papeles en la determinación del sexo prosiguen siendo ignotos. Esto incluyó genes conocidos por regular «epigenéticamente» la actividad de otros genes.

La epigenética se refiere a la regulación «sobre el gen». Por poner un ejemplo, existen muchas especies de peces y reptiles en las que el sexo de los embriones en desarrollo está determinado por señales ambientales, como la temperatura a la que se incuban los huevos.

El wrasse masculino y femenino difiere en tamaño, color, comportamiento, mas en especial en sus órganos reproductivos: el ovario y los testículos.
El cambio de sexo en el wrasse implica la rehabilitación completa de la gónada de un ovario que genera óvulos a un testículo que genera esperma.
Esto difiere de otros peces que frecuentemente cambian de sexo cuando medran lo bastante.

El sistema sexual humano no es tan flexible como el de los peces o bien el de los reptiles. No hay forma humana de que haya factores ambientales que influyan en la determinación del sexo de los embriones de mamíferos, y mucho menos que ocasionen cambios de sexo en los adultos.

¿Intrigado o intrigada? Nos cuentan + en: What we learn from a fish that can change sex in just 10 days

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a direccion@zurired.es

JOHNNY ZURI - EL MEJOR CURADOR DE CONTENIDOS DEL MUNDO

HISTORIA PREVIA

¿Qué se dice de los Contactos extraterrestres en la Red? 

NUEVA HISTORIA

Coronavirus, las últimas noticias del virus de China