COMO HACEN LOS ROBOTS PARA PONERNOS LA VIDA MÁS FÁCIL

en BLOG/COMO SERA DENTRO DE CIEN AÑOS/COSAS por

COMO HACEN LOS ROBOTS PARA PONERNOS LA VIDA MÁS FÁCIL – Estudiando, un vecino de Samieira consiguió hallar una solución a través del navegador de Google que le dejó «desarrollar un sistema de interacción con el navegador». Nacía Xulia, una iniciativa que esta libre gratis para descargar en Internet. El siguiente paso lógico fue trasladar el reconocimiento de voz a un robot, que ha bautizado como Dani y con el que pretende que, en un futuro, puede asistir a personas con movilidad reducida. De momento, ha conseguido que realice diferentes movimientos al compás de su voz, con lo que su siguiente objetivo es que sea capaz de navegar por la casa solo. Hay poquísimos robots que tengan capacidad de identificar lo que ven…

Para solucionar, de alguna forma, esta situación, inventó un mecanismo de ubicación con balizas de ultrasonido. Colocándolas por la casa esperamos a que sean capaces de encontrar cualquier elemento móvil con una precisión de milímetros. Las precisiones actuales de un sistema de ubicación son de un metro o bien de 2, lo que en una casa implica comerse una pared o bien el marco de la puerta. No son precisiones que dejen que un robot navegue solo.

Y ya empezamos a preguntarnos, en poco tiempo ¿tendremos desguaces de robots? Puede que este sea también un trabajo para futuros emprendedores, creando esos sitios en donde iremos a por piezas para nuestro robot de igual forma que ahora encontramos piezas para nuestro coche haciendo búsquedas como desguace online madrid.

COMO HACEN LOS ROBOTS PARA PONERNOS LA VIDA MÁS FÁCIL
Más que robot: herramienta para empresas

Los robots de Javier Arcos no solo sirven para decorar. Han conquistado marcas como el Corte Inglés, que le han encargado unos modelos singulares para acontecimientos de marketing. Con sus robots Arcos efectúa talleres para directivos y empresas porque según él construir un robot es una forma de hacer equipo y de recargar las pilas. Por su experiencia de directivo, Arcos está seguro de que el instante peor del trabajo no son las horas extra, sino más bien el entorno hostil que se puede haber en La Oficina. “Hay que instalar la cultura del compañerismo, la de confianza en la gente con la que trabajamos. Edificar un robot es una forma de pasar tiempo juntos y conocerse más”, asegura.

Esto es un crítico de arte que visita un desguace…

Contempla los materiales inorgánicos, producidos por el hombre, artificiales, por consiguiente, y le parecen artísticos. Observa los cables, cilindros y tornillos, elementos industriales como personajes que se comunican y crean vínculos con el espectador humano. El crítico halla una posibilidad de reconsiderar las relaciones, adentrándose en aspectos relativos a la convivencia del ser vivo con lo industrial y tecnológico. Los objetos industriales ganan nivel artístico al descontextualizarlos, al sacarlos de su entorno de empleo y ponerlos en uno de inutilidad. Al exhibirlos como obra de arte, firmarlos, darles un título que esté en radical oposición con su aspecto.

Mas quizás estos organismos industriales no sean tanto entidades antihumanas, sino una prolongación de lo humano, intrínsecamente ligada a él. El ejercicio imaginativo que se le plantea es efectivamente excitante y perturbador. La creación humana de una máquina dotada de atributos animados, de rasgos de personaje, genera la confusión de algo que se instituye en la imaginación con vida propia, con identidad propia. ¿Antihumano? ¿sobrehumano? ¿más humano que humano? Algo que requiere una definición nueva.

Donna Haraway, catedrática de Historia de la Conciencia en la Universidad de California, conocida por el hecho de que sus ideas han desencadenado una explosión de debates en áreas tan distintas como la primatología, la filosofía o bien la biología evolucionista, escribió en mil novecientos ochenta y cinco The Cyborg Manifesto. Haraway reconsidera el término de cíborg (cybernetic organism), como un invento surgido de la carrera armamentista desarrollada a lo largo de la Guerra Fría, para transformarlo en una herramienta para la lucha feminista. ¡cómo no! ya estaba tardando alguien en hacerlo. Sin embargo, y alén de las cuestiones de género, su definición primigenia es muy atinada. El cíborg es un producto de la ciencia y la tecnología, un robot con autonomía incorporada. Un cíborg es un organismo cibernético, un híbrido de máquina y organismo, una criatura de realidad social y asimismo de ficción.

Una compañía Coreana sureña está desarrollando lo más similar que hemos visto en la realidad a los robots que, por poner un ejemplo, se podían ver en la película Avatar y que los humanos utilizaban para poder pasear por Pandora.

La compañía tiene por nombre Korea Future Technology y al cargo del diseño final de estos bichos está Vitaly Bulgarov, uno de los más reconocidos diseñadores de juegos para videoconsolas que ha participado en el desarrollo de personajes tales como la versión moderna de Robocop o bien el juego para videoconsolas Starcraft.

Uno de los primeros prototipos, llamado Method-dos, fue presentado hace algunos días y tomó influencia tras una entrevista en la página web Phys.org, experta en robótica y también investigación tecnológica. En ella, el CEO de la compañía, Yang Jin-Ho, contó que su robot “es el primer bípedo tripulado del planeta y está construido para trabajar en áreas muy muy peligrosas para los humanos.

COMO HACEN LOS ROBOTS PARA PONERNOS LA VIDA MÁS FÁCIL

Manual de Robótica, primera edición, año dos mil cincuenta y ocho.

Leemos en sus páginas las 3 leyes robóticas.

  1. Un robot no debe dañar a un humano o bien, por su inacción, dejar que un humano padezca daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un humano, salvo cuando estas órdenes están en oposición con la primera Ley.
  3. Un robot debe resguardar su existencia, hasta donde esta protección no esté en enfrentamiento con la primera o bien segunda Leyes”.

¿Qué comportamiento queremos para los nuevos robots y también inteligencias artificiales? Esas criaturas artificiales terminarán acompañándonos en nuestro paso por la vida, y de entrada, deben valer para la mejora y no para el desguace de nuestra civilización. Las leyes fueron redactadas por Isaac Asimov en uno de sus cuentos, Círculo vicioso (Runaround), publicado en el número de marzo de mil novecientos cuarenta y dos de la gaceta Astounding Science Fiction, y también incorporado entonces al libro Yo, robot (I, Robot, mil novecientos cincuenta).

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com JOHNNY ZURI - EL BLOOGER DE LOS ABUELOS QUE BUSCAN INFORMACIÓN IMPARCIAL