¿Dilema moral sobre la gestación subrogada?

12 mins read

Cuestiones éticas de la gestación subrogada. ¿Dilema moral sobre la gestación subrogada?

Cuando escribo esto me encuentro en Granada y me cuentan que el proceso de reorganización sanitaria en la provincia, que lleva a la convergencia de hospitales, es un tema complejo que ha creado cierta tensión entre la administración sanitaria y gran parte de la sociedad movilizada en plataformas sociales para las que la legitimidad social es importante.

Y me viene a la mente lo difícil que es en el mundo de la salud poner de acuerdo,, a veces, a diferentes partes de un mismo debate. Es útil pensar en enfoques para llegar a un consenso. Es el caso de la cuestión de la gestación subrogada. Sabemos que consiste en la obtención de un embrión mediante técnicas de reproducción asistida, que posteriormente se implantan en el útero de una mujer que asume el embarazo hasta el nacimiento, cuando da a luz a un progenitor contratado.

Por tanto, afecta los derechos y obligaciones de muchas partes interesadas. Por ello es un tema que tiene un impacto no solo en las personas directamente afectadas, sino también en la sociedad en su conjunto, porque es central el cómo regular la relación entre la procreación humana y el parentesco.

¿Dilema moral sobre la gestación subrogada?
¿Dilema moral sobre la gestación subrogada?

Aunque el deseo de una persona de tener un hijo es una decisión noble, hay quien opina que no se puede tomar a expensas de los derechos de otras personas. En España, esto está explícitamente prohibido y sancionado por el código penal, pero como está permitido en otros países, es posible salir al extranjero para hacerlo.

El análisis ético sólo se interesa por la maternidad remunerada, no altruista. El primer atentado contra la dignidad de una persona, tanto la mujer que alquila su matriz como los hijos que tiene, es considerado por esta práctica inaceptable desde el punto de vista ético y deontológico.

Por el contrario, sería permisible un embarazo altruista, aunque con una serie de restricciones, entre ellas el hecho de que anteriormente las técnicas de reproducción asistida han fallado, se asegura el consentimiento informado válido de la gestante y que ha tenido hijos en el pasado.

¿Dilema moral sobre la gestación subrogada? 1

Pero ¿Cuáles son las cuestiones éticas de la subrogación?

El primer atentado contra la dignidad de una persona, tanto la mujer que alquila su matriz como los hijos que tiene, es considerado por esta práctica inaceptable desde el punto de vista ético y deontológico.

¿Dilema moral sobre la gestación subrogada? 2

Argumentos a favor

Alberto Díaz se convirtió en padre de los mellizos junto a su esposo Pablo mediante gestación subrogada en noviembre de 2015 en Chicago. Desde su experiencia personal, asesoró a muchas personas en Alicante en diversas etapas del proceso, como por ejemplo a una pareja de Dénia que recientemente fueron padres.

Actualmente ofrece a las familias el apoyo y el asesoramiento que necesitan de principio a fin. En respuesta a la gran demanda de los candidatos, Alberto Díaz cree que «hay que buscar una solución» porque «en muchos casos no hay otra forma de ser padres». Su caso sirve de ejemplo.

Una mujer y su esposo intentaron adoptar un niño y encontraron un papeleo interminable y una lista de espera de 9 años. Tenía 35 años y decidió pedir ayuda a una mujer que dio a luz y que se convirtió en su novia a lo largo de los años. «Muchas parejas lo han intentado durante años, en muchos casos tienen casi 40 años y no pueden esperar tanto para adoptar. También hay personas con problemas de cáncer que están excluidas de la adopción y no tienen otra forma de convertirse en padres ”, dice Díaz.

En España se presentó un proyecto de ley que pretendía legalizar la práctica como «altruista», limitando la condición de mujer embarazada a mujeres que hayan cumplido 25 años, hayan sido madres, tengan residencia española o legal en España y una situación socioeconómica estable. Pero no se aprobó… 

Las actitudes en contra de las opiniones son diversas y, además de muchos partidarios, este tema tiene prácticamente las mismas críticas por ambas partes. Muchas organizaciones feministas intentan evitar la legalización de lo que ellas denominan «explotación reproductiva». Para estas, «las mujeres no se pueden alquilar ni comprar en su totalidad o en parte». Pero ya estamos acostumbrados a desconfiar de los argumentos de estos grupos políticos que muy a menudo presentan argumentaciones retorcidas y carentes de toda base científica.

Los argumentos opuestos incluyen el hecho de que una mujer embarazada puede, además de su instrumentalización, también formar posibles vínculos emocionales con el feto.

Una catedrática de derecho constitucional en Alicante está en consonancia con el Comité Español de Bioética. Se muestra «absolutamente en contra» principalmente porque «los seres humanos no son propiedad de nadie y, por lo tanto, no pueden ser tratados». Dice que esta práctica «rompe los cimientos de los derechos humanos, incluso en situaciones en las que no se trata de dinero». Además de condenar el uso de la mujer como «objetos y fábricas», se pregunta «por qué estamos discutiendo si los derechos humanos se pueden tratar cuando significaría que se tratarán como propiedad ”.

¿Dilema moral sobre la gestación subrogada? 3

Tipos de gestación subrogada

Aquí una mujer es inseminada artificialmente con el esperma del que será el padre. Luego tiene al niño y se lo pasa a la persona o pareja para que lo críe. En este caso, la madre sustituta es la madre biológica del niño porque fue su óvulo fertilizado por el esperma de su padre.

Una mujer de 40 años se sometió a numerosas pruebas médicas durante varios meses. Recibió tratamiento hormonal, le realizaron una punción de ovario. Se tomó las pastillas que le provocaron, recuentos, migrañas, vómitos, descontrol emocional. Lloró cuando le dijeron que esta vez tampoco estaba embarazada. Conoce la siguiente información sobre una mujer que dio a luz a sus gemelos en enero: nombre, edad y nacionalidad. Que está casada y tiene dos hijos. Dice que «Hay que tener el coraje de hacerlo por otra persona. No sé hasta dónde llega la compensación para estas mujeres … tienen que tener buena voluntad, ponen en riesgo su cuerpo ”. La madre biológica solo lo vio dos veces. Decidió tener un contacto limitado.

La subrogación se enfrenta a feministas y grupos LGTB

Según la ONG suiza International Social Security, se estima que al menos 20.000 niños nacen de esta forma en todo el mundo este año. Entre 800 y 1.000 son hijos de españoles. Esta última cifra es solo un cálculo en el que coinciden las asociaciones y agencias de padres: al tratarse de una práctica ilegal, no existen cifras oficiales. Sí, hay adopciones internacionales en España, que cayeron de 5541 en 2004 a 799 en 2015.

Este fenómeno explica varias cosas, por ejemplo, una mayor protección infantil en los países de origen señalada por el Ministerio de Salud, pero si la estimación de los nacidos en maternidad es correcta, este camino ya va más allá de la adopción. Prefieren utilizar la ruta prohibida en España -aunque posteriormente se permite matricular a los niños como españoles según determinados requisitos- y abonar entre 45.000 € y 60.000 €, que pueden costar en Ucrania y Rusia, hasta 120.000 € para llegar al trámite. 

Cada país hace leyes a su propio ritmo. Ucrania permite esto a los extranjeros, pero sólo a los heterosexuales; Canadá, Reino Unido y Portugal solo permiten una modalidad altruista, estrictamente hablando, no puede tener ningún beneficio económico para una mujer embarazada, solo se pueden pagar los gastos adicionales que pueda tener, y los dos últimos solo a sus nacionales. India, hasta hace poco una potencia mundial en subrogación, primero la vetó ante los extranjeros y ahora está a punto de prohibir la publicidad comercial.

La explotación también está detrás de la decisión de Tailandia. En 2015, limitó su práctica a sus propios ciudadanos solo después de un caso que escandalizó al mundo conocido como Baby Gammy. Una pareja australiana contrató a una mujer tailandesa para que llevara a sus gemelos. Cuando se enteraron de que uno de los dos, era un niño con síndrome de Down, ya era demasiado tarde para abortar y la embarazada se negó. Entonces, los australianos decidieron llevarse a la niña sola a casa.

81 / 100

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a direccion@zurired.es

JOHNNY ZURI - EL MEJOR CURADOR DE CONTENIDOS DEL MUNDO

HISTORIA PREVIA

Experimentando un motel retro: Madcap Hotel

NUEVA HISTORIA

La mejor moda online está en The IQ Collection